3 jun. 2011

PROCEDIMIENTOS A SEGUIR PARA LA OBTENCIÓN DE MUESTRAS DE LESIONES PULMONARES Y EXTRAPULMONARES.


v     Muestras de lesiones pulmonares.

Para que el laboratorio pueda obtener resultados confiables no sólo es necesario que ejecute las técnicas correctamente. También necesita recibir una buena muestra, obtenida en cantidad suficiente, colocada en un envase adecuado, bien identificada, conservada y transportada. La muestra más examinada es el esputo, debido a que la tuberculosis pulmonar es la más frecuente. Sin embargo, dado que la enfermedad puede manifestarse en cualquier órgano, con menor frecuencia puede requerirse la investigación de muestras muy variadas: orina, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural, líquido ascítico, sangre, pus de cavidades abiertas, biopsias. Estas muestras de lesiones extrapulmonares deben procesarse también por cultivo.


·        Muestras de esputo:

El envase debe tener las siguientes características:

ü  Boca ancha de no menos de 50 mm de diámetro.

ü  Capacidad entre 30 y 50 ml para facilitar que el paciente pueda depositar la expectoración con facilidad dentro, sin ensuciar sus manos o las paredes del frasco y para que en el laboratorio se pueda seleccionar y tomar la partícula más adecuada, con comodidad, para realizar el extendido.

ü  Cierre hermético con tapa a rosca, para evitar derrames durante el transporte y la producción de aerosoles cuando se abre en el laboratorio. Las tapas a presión generan mayor riesgo de formación de aerosoles y salpicaduras en el momento de ser retiradas.

ü  Material plástico transparente resistente a roturas para poder observar la calidad de la muestra cuando la entrega el paciente, evitar roturas y derrames de material infeccioso y para que también pueda ser desechado.

Como la eliminación de los bacilos por el esputo no es constante, es conveniente analizar más de una muestra de cada paciente para el diagnóstico de la tuberculosis. La primera muestra puede detectar aproximadamente el 80% de los casos positivos, la segunda agrega un 15% y la tercera un 5% más.


·        Obtención espontánea del esputo:

ü  Elegir un lugar bien ventilado y que ofrezca privacidad.

ü  Entregar al paciente el envase de recolección ya rotulado con su nombre o número de identificación y el servicio que solicita, la baciloscopia.

ü  Solicitar al paciente una buena muestra de esputo, indicándole que inspire profundamente llenando sus pulmones de aire tanto como sea posible, retenga el aire un momento y expulse luego la expectoración con un esfuerzo de tos, tratando de arrastrar las secreciones del pulmón.

ü  Recoger el esputo producido dentro del envase tratando de que entre en su totalidad, sin manchar sus manos o las paredes externas del frasco.

ü  Repetir esta operación otras dos veces colocando todas las secreciones en el mismo frasco.

ü  Limpiar el exterior del envase con un pañuelo de papel y lavarse las manos con abundante agua y jabón.


·        Calidad de la muestra:

La muestra de esputo mucopurulenta, proveniente del árbol bronquial, es la que asegura mayor probabilidad de que se puedan observar bacilos.

Una buena muestra tiene aproximadamente 3 a 5ml, es generalmente espesa y mucoide. Puede ser fluida con partículas de material purulento. El color es variable (blanco, amarillento y hasta verdoso). A veces son sanguinolentas. Las secreciones nasales, faríngeas o la saliva no son buenas muestras para investigar tuberculosis, aunque es conveniente examinarlas de todas formas, porque siempre existe la posibilidad de que contengan parte de la expectoración o bacilos expulsados por la tos que hayan quedado en la boca, nariz o faringe.


v     Muestras de lesiones extrapulmonares.

Todas las muestras extrapulmonares deben cultivarse. En algunos casos porque la escasa cantidad de bacilos de la tuberculosis presentes sólo podrá ser detectada por cultivo, en otros para confirmar o descartar que la muestra contenga mycobacterias ambientales saprofitas (como en el caso de la orina que resulta con baciloscopia positiva) o, excepcionalmente patógenas. La baciloscopia de los líquidos con volumen mayor a 1 ml debe ser realizada luego de centrifugarlos 15 minutos a 3000g, y la de tejidos después de disgregar el material. Por esta razón es altamente recomendable que la baciloscopia de estas muestras sea realizada en el mismo laboratorio que cultivará la muestra.


·        Biopsias y material resecado:

La obtención de estos materiales está reservada al personal médico. En el caso de biopsia de endometrio, la muestra debe consistir preferentemente en raspado uterino tomado durante la primera fase del ciclo menstrual o en el período de ovulación.

ü  Envase: estéril.

ü  Conservantes: uno o dos mililitros de solución fisiológica o agua destilada estéril para evitar la desecación. No agregar formol porque es letal para el bacilo, la porción de la muestra reservada para el estudio histopatológico debe ser separada para ser preservada en formol al 10%.

ü  Conservación: el material debe ser enviado inmediatamente al laboratorio para su cultivo o ser conservado refrigerado y al abrigo de la luz hasta su envío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario